top of page
  • Foto del escritorHno. José G. Aimaretti

Mira, José, Mira

“Y así sucederá que por la verdadera castidad,

la pobreza y la obediencia,

dejándolo todo por amor al Señor,

le seguirán más deprisa en cuerpo y alma”

CC 95


“Sólo en Dios descansa mi alma, porque Él es mi esperanza…”

Voy a consagrarme a Dios haciendo voto de castidad, pobreza y obediencia, y según esta, de educar a los niños y a los jóvenes en la piedad y las letras, como lo hiciera Calasanz



Dejar todo por amor al Señor…

Mentiría si dijera que mi corazón

está sereno y tranquilo.

Pero, como en aquel año en que comencé a descubrir mi vocación,

Dios me vuelve a decir:

“Si hoy escuchan su voz,

no endurezcan el corazón”.


José si hoy escuchas mi Voz,

no endurezcas el corazón… De eso se trata,

escuchar la voz de Dios, estar atento

para que no pase desapercibida

y sin dar fruto.




El camino al que Dios me ha llamado es angosto y escarpado, empinado, pues lleva hacia la cumbre de la caridad. Pero, ¿cómo no dejar todo por amor a Él?
¿Cómo no consagrar mi vida a Aquel que se sacrificó por mí?...
¡Que felicidad poder hacerlo!
¡Que don más grande!

Me consagro a Dios, no por mis fuerzas, sino porque Él me llamó

y me da las fuerzas para seguirlo

día a día.

Feliz, con una fe firme y una esperanza cierta en el premio de la vida eterna.


Jesús, mi Maestro y Señor, Quien dio la vida para salvarme,

me ha mostrado y me muestra día

a día su obra de salvación en los niños.



En la mies de las Escuelas Pías desea hacer de mí un

instrumento de su amor, un cooperador de su obra de salvación en cada pequeño.

Y, a su vez, por medio de los niños, hace su obra de salvación en mí mismo.

Resuena en mi corazón el “mira, José, mira…” Y, al mirar, veo en esos niños a Dios.


Jóvenes, escuchen la voz de Dios, con un corazón atento y bien dispuesto
para responder. No sea que pase de improviso y sin dar fruto se aleje.

149 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page