Portada_página.jpg
 El Maestro está aquí y te llama 

Él es Camino, Verdad y Vida.

En él todo lo verdadero,

bueno y bello

encuentra su plenitud

y se nos ofrece.

 

Los Escolapios,

atraídos por Cristo,

nos entregamos a Él

para ser suyos 

como sacerdotes religiosos educadores bajo el amparo

de la Virgen María.

 

Nuestro Fundador,

San José de Calasanz,

nos alienta:

"Nada le has dado

a Cristo,

si no le entregaste

todo tu corazón"

 

Calasanz_y_nin%C3%8C%C2%83os_edited.jpg
 
 
Captura%20de%20Pantalla%202021-02-26%20a

Formarnos como escolapios es responder

y secundar, con actitud humilde, a Dios

que llama y educa por los medios

que él con suavidad dispone.
 

Se realiza a lo largo de sucesivos momentos,

desde la primera aceptación de la propuesta vocacional a los pasos definitivos, en un camino que dura unos nueve años,

con tres etapas fundamentales:

Prenoviciado, Noviciado y Juniorato.

 

Luego procuramos continuar formándonos siempre, de distintas maneras,

a lo largo de toda la vida que Dios

nos conceda para su gloria y el bien del prójimo.

 

Click_edited.png

En las imágenes para revelar

 
 
San José

Oh Glorioso Patriarca San José, heme aquí, postrado de rodillas ante tu presencia,

para pedirte tu protección.

Desde ya te elijo como

a mi padre, protector y guía. Bajo tu amparo pongo

mi cuerpo y mi alma, propiedad, vida y salud.

Acéptame como hijo tuyo. Presérvame de todos los peligros, asechanzas y lazos

del enemigo.

Asísteme en todo momento

y ante todo en la hora

de mi muerte.

Amén.

 

 

A tu amparo y protección,

Madre de Dios, acudimos;

no desprecies

nuestros ruegos y,

de todos los peligros,

Virgen gloriosa y bendita, defiende siempre a tus hijos

Amén

 

 

P1014754_edited.jpg